Please select your page

Politica cultural

El proyecto “Una política cultural para Chiclayo, una ventaja al desarrollo?” impulsado por la Alianza Francesa de Chiclayo, ha tenido lugar en Chiclayo (Perú, región Lambayeque) del 28 hasta el 30 de abril 2017. Integrando sobre formas de mesa de trabajo los diferentes cuerpos artísticos, del audiovisual a las artes de la escena pasando por la arqueología, ha reunido más de cien personas alrededor de cincuenta especialistas nacionales, colectivos e instituciones culturales.

Iniciando una reflexión sobre el espacio de la cultura en la ciudad y la región, este evento fue también la ocasión para explorar las repercusiones tanto sociales como económicas de un desarrollo cultural. Dirigido en colaboración con el Instituto de la cultura de la Universidad Católica (USAT), la subdelegación para la Educación, la Cultura y el Deporte de la Municipalidad de Chiclayo bajo la dirección de Yohann Turbet Delof, delegado general de la Fundación Alianza Francesa en Perú, y antiguo director de la cultura en la ciudad de Versailles; es un proyecto ambicioso y multidisciplinario que ha sido presentado al gran público.

Durante este encuentro, nos hemos dedicado a considerar la cultura como un derecho para todos, un derecho humano. Inscrito en el artículo 22 de la declaración universal de los Derechos Humanos de 1948, la situación regional traiciona la falta de políticas culturales y la aplicación de los principios puestos por el ministerio peruano de la cultura.

Cuarta ciudad del país en términos de habitantes, Chiclayo es una gran ciudad comercial en vías de desarrollo en el norte de Perú. Por eso esta ciudad tiene un único cine, ninguna formación universitaria o escuela de arte y solamente una escena pública en buen estado, los otros auditorios siendo privados e inaccesible a todos. Mientras un 70% de los habitantes viven en periferia, estos únicos lugares de encuentro e instituciones culturales están situados en el centro urbano.

La situación del patrimonio arqueológico es representativo de las realidades locales. Constituye la punta de lanza de la riqueza cultural e histórica en esta región de grandes civilizaciones precolombinas como la civilización Moche, la más antigua del país. Por eso notamos que sitios enteros, como que el de Ventarrón son dejados en el abandono. Los edificios urbanos siguen el mismo proceso, y sus deterioros provocan ninguna reacción.

Las autoridades prefieren en efecto invertir en otros proyectos. Lamentamos observar la falta de acciones de los actores privados que consideran tan poco las repercusiones directas en términos de imagen, o indirectas de esta palanca económica. En esta observación, agregamos la falta de formación universitaria de “gestión cultural” y de profesionales bien formados, capaz de aprehender y responder a las necesidades de la población. La falta de fondos, de espacio y de consideración no permite vivir de estas profesiones sin embargo, necesarias para la elaboración de una oferta cultural de calidad. Así es toda la inercia de este sistema, por ello este proyecto de elaboración de políticas culturales se destaca para impulsar un círculo virtuoso tanto para los colectivos artísticos como para los ciudadanos. Frente a la inacción de las autoridades, la sociedad civil debe organizarse para pedir sus derechos y las infraestructuras necesarias para su desarrollo. Es el papel de nuestros eventos para que los colectivos y asociaciones reconsideren sus roles para unirse y para organizar un proyecto de desarrollo cultural a largo plazo.

Construir una política cultural no es un acto aislado sino un proyecto global afectando el urbanismo, la esfera educativa, el espacio de los ciudadanos y sus interacciones en el seno de esta comunidad.

Siguiendo esta reflexión, el rico y primer encuentro de abril de 2017 ha permitido deducir tres temas principales:

  • ➣El tema de la interculturalidad con estas problemáticas: ¿Cómo tomar en cuenta la diversidad cultural? ¿Cómo democratizar el acceso a la cultura sin caer en la difusión de un modelo cultural único?
  • ➣El tema del espacio público: hay una necesidad de reconsiderar la ciudad y su acceso. Más de un espacio funcional, hay que en este contexto hacerle un lugar de encuentro, de diálogo y de creación. Pero también poner en marcha espacios tangibles y virtuales abiertos y adaptados para los artistas y sus públicos.
  • ➣El tema del papel de la participación ciudadana en el proceso de elaboración de esta política cultural. Es una necesidad absoluta para nuestros invitados: todo desarrollo cultural debe nacer de los habitantes y deben ser los primeros beneficiarios.

LOGIN

Please login using your credentials recived by email when you register.

  or   Crear una cuenta

¿Recordar contraseña? |  ¿Recordar usuario?

×

REGISTRARSE


I'm a small Introtext for the Register Module, I can be set in the Backend of the Joomla WS-Register Module.



  or   Login
×